decisiones humanas

decisiones, problemas, soluciones, en fin… el mar

LA TEORÍA DE LAS VENTANAS ROTAS O EL SÍNDROME DE DOGVILLE

Posted by labrada en febrero 9, 2009

dogvillenicole1Lars Von Trier imaginó una pesadilla en blanco y negro. Dogville es un pueblecito tranquilo, situado en el centro de un valle, en la América profunda y desconocida. Estamos en los años 30. La gente en Dogvile es, por lo general, esquiva y la vida transcurre en un vórtice de quietud y acciones reiterativas que han moldeado durante generaciones el carácter de la gente. En Dogvile todos (con inclusión del perro) saben cuál es su lugar y que piedras patear. Aquellos que creen que Dogville parte del supuesto del “egoísmo humano” como fuente de todas nuestras desgracias, quizás no hallan notado la forma sutil pero sistemática en que se “rompen las ventanas”. El término “Ventanas Rotas” me encontró por primera vez mientras leía a Malcom Gladwell y sustenta la hipótesis de que algunos eventos aparentemente cotidianos e insignificantes son el germen que propicia el desarrollo de actitudes mucho más complejas y destructivas.
La teoría de las ventanas rotas se expresa más o menos así:
Supongamos que existe un vecindario donde viven personas corrientes. Supongamos que en ese vecindario hay una edificación y que por una razón fútil cualquiera, un día se rompe una de las ventanas. El vecindario, de pronto cambia, de aspecto, y emite una imagen inaprensiblemente diferente de la que había tenido siempre. Una ventana rota durante un tiempo indeterminadamente largo, provoca que el vecindario se “perciba” como desaseado. Una vez que en el subconsciente colectivo este vecindario es percibido como desaseado, la gente que transita por él puede comenzar a arrojar algún tipo de desperdicio al suelo. Estos pequeños (y sutiles) cambios profundizan la sensación de negligencia que rodea al vecindario de la ventana rota. Donde ya hay basura, es posible arrojar basura, porque eso significa que a nadie le importa y eso a su vez deriva en la ausencia de castigo. Una vez que tenemos un vecindario con unas cuantas ventanas rotas, basura en los rincones y esquinas, siempre aparece quien rompe una farola. Esto da lugar a su vez a la proliferación de todo tipo de delitos menores como por ejemplo la prostitución. Los delitos menores atraen a una serie de personas que se sienten atraídos por la permisividad del contexto y la ausencia de ley (igual a castigo) y que ocasionalmente vendrán acompañados de sujetos más violentos y peligrosos. En poco tiempo los vecinos con niños comienzan a encerrarse en sus casas tanto por miedo a la gentuza que hay en la calle, como por que se niegan a que sus hijos presencien todo tipo de violencia y obscenidades. Entonces tenemos un vecindario con muchas ventanas rotas, con calles llenas de elementos antisociales, con actitudes amorales y violentas donde el precio de la vivienda cae en picado, donde los niños son más propensos a la violencia y las actitudes antisociales y donde en fin, ya no sirve de nada reparar una ventana.
Pero volvamos a Dogville. Los habitantes del pueblo sufren las penurias de la devastadora crisis de los 30 y de pronto como salida de entre la nada, aparece esta hermosa fugitiva, envuelta en las pieles más lujosas que además está en una situación tanto de desprotección total, como de la más absoluta necesidad. A partir de este momento se pone en marcha todo un engranaje que está dirigido a la comprobación de los limites que hay que observar en el trato con la recién llegada. Lo primero es lo que decía FRANZ KAFKA: “Desconfiar, según la vieja tradición judía”. Nada de lo que me es ajeno me interesa, es preciso que lo haga propio, que lo sienta a mi costado para comenzar a considerarlo como algo digno de ser tomado en consideración. La primera ventana se rompe cuando Grace (la protagonista) pasea su necesidad de interacción humana y de aprobación por las calles de Dogville. Desde entonces y mientras más tiempo pasa las aguas se ponen más bravas. La primera vez que Grace permitió que le faltasen el respeto y se disculpó ante el agresor, es como si se hubiese roto una ventana en el vecindario de su cuerpo. La gente siempre nota este tipo de cosas. Siempre hay un halo de permisividad en la ruptura de una ventana y por selección natural, ese individuo tiende a desaparecer. Pensemos por ejemplo en la persona que nace con una enfermedad genética terminal que se manifiesta antes de los 14 años. Lo que sucede es que muy difícilmente tendrá descendencia, con lo cual no habrá descendencia que tenga esta misma enfermedad para pasarla a generaciones futuras. Del mismo modo, permitir que se rompa una ventana sin repararla instantáneamente, es una garantía de que el egoísmo genético de la evolución dejará sin descendencia a quien ande por el mundo mostrando cuantas ventanas rotas hay en su imagen y cuantas toneladas de basura es posible tirar en su alma sin que haya una respuesta inmediata. La buena noticia es que tal y como ocurre con Grace en dogville, es posible reparar todas las ventanas. En su caso Grace, adquirió un inusitado poder que le permitió reparar instantáneamente todas las ventanas y sanear el vecindario. La venganza de Grace no es más que la respuesta natural al oprobio y la desfachatez de los violadores y agresores.

About these ads

2 comentarios to “LA TEORÍA DE LAS VENTANAS ROTAS O EL SÍNDROME DE DOGVILLE”

  1. TeSs said

    Me arrimo a tu blog, para poder ir compartiendo poco a poco experiencias e inquietudes.

    Caminamos, y dejemos abrir ventanas, donde un aire nuevo nos refresque constantemente.

    Un saludo,

    TeSs

  2. labrada said

    Gracias, Tess por tu post. Estoy realmente fascinado con el ser humano, con la forma en que toma sus decisiones, con la forma en que registra sus percepciones y en que conforma sus emociones y en que se enfrenta a sus sentimientos. Yo te propongo un proyecto en el que terminemos por saber quiénes somos, más allá de las opiniones científicas y pseudocientíficas, más allá de amor, del odio, de la religión o la ciencia, más allá de lo que para ti sea la verdad o el mundo, más allá de lo que para mi sea la vida o la muerte.
    Este es Un proyecto entre humanos.
    Gracias por compartir!

Lo siento, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: